Tipos de filtros para piscinas

Quizás el componente más importante de la piscina, aunque solo nos acordemos de él cuando vemos que el agua no está limpia, sea el filtro o el sistema de depuración.

Hoy queremos dejaros un artículo sobre los diferentes tipos de filtro que podemos encontrar para nuestras piscinas así como algún consejo para saber cuál elegir.

El filtro es imprescindible en cualquier piscina. Sin este sistema difícilmente podremos mantener el agua cristalina y libre de bacterias. Estando al aire libre, nuestra agua se ve sometida a gran cantidad de agentes contaminantes presentes en el medio ambiente, además de los que podamos aportar como bañistas.

Es recomendable que se realice un ciclo de filtrado al día, refiriéndonos con ciclo a que toda el agua de la piscina pase por nuestro sistema de filtrado o depuración. Como ya sabemos, haciendo un amplio resumen del proceso de filtrado, el agua es succionada por el skimmer o sumidero gracias a la fuerza de la bomba, pasando al tanque que contendrá el material de filtrado que hayamos elegido y devuelta de nuevo a la piscina completando así el ciclo. Hablaremos en un nuevo artículo más detenidamente sobre el proceso completo de filtrado.

Filtro para piscinas

 

En la actualidad diferenciamos los tres tipos de filtro para piscinas que pasamos a describir a continuación:

1- Filtros de arena: Son los más convencionales y populares. Este sistema de filtrado por arena es el más utilizado sobre todo en piscinas domésticas y comunitarias, siendo los que requieren un menor mantenimiento. El sistema es muy sencillo, utilizando los mismos principios que la propia naturaleza de la arena, haciendo pasar el agua por el interior de la misma para que las impurezas quedan retenidas en la misma. Una de las mayores ventajas de este tipo de filtro es la durabilidad, recomendando su cambio a los 4/5 años de uso, además de permitir contra-lavado (el proceso inverso al de filtrado para que expulse las impurezas, por lo que es sumamente fácil de limpiar.

Desde hace unos años, en lugar de arena silex, existe la posibilidad de utilizar vidrio (material vítreo activado) en lugar de la convencional arena silex, el cual nos ofrecerá una serie de ventajas. Además de tener mayor capacidad de filtración, esta es más eficiente y ecológica, se apelmaza menos que la arena y por lo tanto necesita ser cambiado menos a menudo y menos lavados, lo que conlleva a un ahorro de agua y de productos químicos ya que los lavados del filtro se hacen con el agua de la piscina que después va al desagüe.

El filtro utilizado para este material de vidrio es el mismo que el utilizado para la arena, por lo que muchos usuarios, cuando toca hacer el cambio de la arena, ya está cambiando por vidrio. La única desventaja es que su precio es un poco más elevado.Filtro de arena para piscinas

Actualmente, en ACG Piscinas, estamos colocando gran cantidad de filtros de vidrio tanto en nuevas construcciones como en piscinas existentes con excelentes resultados.

Podemos encontrar estos filtros con dos tipos de válvulas, válvula lateral o válvula superior (top). La situación de la válvula dependerá del espacio que tengamos, dado que será por donde haremos el vaciado y limpieza del filtro. Los filtros de válvulas laterales facilitan estas tareas, por lo que son las más recomendadas por comodidad, dejando los de válvula superior para espacios muy reducidos como casetas enterradas.

 

2- Filtros de cartucho: Como su nombre indica, están basados en la limpieza mediante cartuchos reemplazables, que deben ser lavados una vez a la semana y sustituidos cada año. La ventaja de este sistema es la facilidad de limpieza e instalación de los mismos. El funcionamiento del filtro es similar a los de arena, el agua pasa por dentro del cartucho y este hace la limpieza de las impurezas, pero el resultado del filtrado no es tan bueno, aunque suficiente para piscinas pequeñas como las desmontables o hinchables.

Filtro de cartucho para piscinas

 

3- Filtros de diatomeas: Son considerados los filtros de alta gama, y el resultado de filtrado es inmejorable. El funcionamiento de estos filtros para piscina es algo diferente a los anteriores, el agua pasa por el filtro que está cargado de diatomeas, microorganismos fosilizados que actúan como auténticas esponjas capaces de retener los organismos más microscópicos. Si bien la calidad de filtrado no puede ser comparable con los anteriores sistemas, la desventaja de estos filtros es su elevado coste, aunque también permiten el contra-lavado, por lo que la limpieza y mantenimiento de los mismos es sencillo.

Diatomeas

Diatomeas

 

Elegir el Filtro.

 

A la hora de elegir filtro para nuestras piscinas, deberemos valorar, además de la calidad de filtrado, principalmente el caudal que vamos a filtrar así como el tipo de piscina y el mantenimiento regular que le vamos a dar.

Será importante tener en cuenta la capacidad de la piscina y la potencia de la bomba a la hora de elegir el tamaño del filtro, siendo recomendable elegir siempre uno por encima al obtenido, es decir, sobredimensionar el cálculo para evitar cualquier tipo de problema.

Según la eficiencia del filtro manteniendo las mismas condiciones en la piscina, encontramos una capacidad de filtración de 7 micras en los filtros de diatomeas, 20 micras en los de arena y 35 micras en los de cartucho. (Una micra es la millonésima parte de metro. Para que os hagáis una idea, un grano de azúcar suele medir 100 micras, y el ojo humano no distingue nada por debajo de 35 micras.)

Para calcular el tamaño del filtro que debemos utilizar, os dejamos un pequeño ejemplo de cálculo que os podrá ayudar:

 

  • Volumen

Antes de nada, debemos conocer el caudal, el cual determinará el tamaño del filtro, y para ello deberás calcular el volumen de tu piscina primero:

 

Volumen= longitud x amplitud x profundidad media / 2.

 

Por ejemplo, si disponemos de una piscina de 6m x 4m x 1.5m, el volumen de ésta será de 36m3

 

  • Caudal

El tiempo que debemos tener funcionando el sistema de filtrado debe ser 8h aproximadamente, es el tiempo de filtrado recomendado.

Por ello, para saber el filtro que corresponde a tu piscina con ese tiempo de filtrado, debemos conocer el caudal que deberá filtrar:

 

Caudal = volumen de la piscina (agua a filtrar)/ tiempo de filtración (generalmente serán 8h)

Sigamos con el ejemplo: 36m3 / 8h =4.5m3/h

 

La capacidad de filtración que debe darnos el filtro será de 4.5m3

 

Finalmente, es muy importante que sepáis que la bomba que introducirá el agua en el filtro debe tener la misma capacidad que el filtro elegido, de forma que no introduzca más agua de la que el filtro pueda depurar. Tampoco es recomendable que tenga una potencia inferior, dado que la calidad del filtrado tampoco será la adecuada, e igualmente el lavado del filtro tampoco se hará correctamente.

 

En ACG Piscinas llevamos más de 30 años construyendo piscinas y realizando el mantenimiento de este tipo de instalaciones. Si tienes cualquier duda o quiere disfrutar de una piscina en tu domicilio, no dudes en contactar con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *